Cada vez son más las  tiendas de deportes que ofrecen a sus clientes un estudio de la pisada para asesorarles a la hora de comprar unas zapatillas de deporte. A continuación enumeramos una serie de razones por las cuales dicho estudio debería llevarse a cabo en el lugar y por el profesional adecuado. Esto es, en una clínica podológica y por parte de un podólogo.

1- El estudio de la pisada comprende parte de lo que es un estudio completo de la marcha. Para realizarlo se requiere por parte del profesional una formación académica y unos conocimientos universitarios de los que carecen los vendedores de calzado deportivo. En una tienda de deportes solo van a poder realizarte un estudio de la pisada simple. Un podólogo te realizará un estudio completo no solo de la pisada sino de la marcha para ver el movimiento del cuerpo durante la carrera y el efecto que tiene sobre la pisada.

2- El estudio de la pisada es una prueba insuficiente para poder detectar alguna disfunción biomecánica. El pie no funciona de forma independiente, es necesario estudiar el resto de cuerpo para poder recomendar un tipo de calzado. Además, la recomendación de un tipo de zapatilla u otro dependiendo de la pisada no es una buena solución, puesto que las alteraciones de la pisada deben ser tratadas con plantillas ortopédicas personalizadas.

3- Como señalamos anteriormente, los vendedores de calzado deportivo no son profesionales de la podología.  Los podólogos somos los únicos capacitados para ofrecer diagnósticos médicos sobre el tipo de pisada de las personas.



Publicado: 20 de Abril de 2015